Rafael Alcázar es director de cine, realizador de televisión y escritor. Nació en Calera y Chozas (Toledo) el 18 de febrero de 1948. Estudió Filosofía un tiempo y luego Sociología, disciplina por la que se tituló en la Universidad Complutense de Madrid en 1972. En 1969 había aprobado el examen de ingreso en la Escuela de Cine en la especialidad de dirección, pero antes de iniciarse el curso el gobierno la cerró por razones políticas.

AYUDANTE DIRECCIÓN EN TVE

Ese mismo año de 1972 entró a trabajar en Televisión Española como auxiliar y muy pronto ya de ayudante de dirección. Primero hizo programas infantiles como el popular “La Casa del Reloj”, después fue asiduo de musicales diversos hasta terminar en los más importantes en este área, “La hora de…”, de Valerio Lazarov y “Estudio Abierto”, de Jose María Íñigo, con realización de Fernando Navarrete. También fue ayudante de Chicho Ibañez Serrador en el popular “Un, dos, tres…”. En su última etapa de ayudante alternaba los programas culturales como “Encuentros con las Letras” con los prestigiosos “Estudio 1”. En estos trabajó a las órdenes de Pilar Miró, González Vergel, Luca de Tena y Alfredo Castellón. Alcázar comentaría que de todos los directores había aprendido algo. Pero que de Pilar Miró y Vergel mucho de cómo dirigir actores y de Alfredo Castellón casi todo de cómo mover la cámara en la grúa.

DIRECTOR REALIZADOR TV

En 1980, ya de realizador, hizo programas culturales como “Los Espectáculos” y en 1981 “Entre dos Luces”, con una moderna y atrevida escenografía. El año 1982 lo pasó en gran parte en los archivos de NODO realizando los documentales “La España Revolucionaria”, “Los Nacionalismos”, “La Guerra Civil” y “Los Maquis” para la serie “España Historia Inmediata”.

En 1983 dirige en el famoso Estudio 1 de TVE su primer dramático importante, “La Llave de Hierro”, con Agustín Gonzalez, Assumpta Serna y un joven Antonio Banderas que debutaba ante las cámaras. Ese mismo año hace también un docudrama elogiado unánimemente, “Los Ojos llenos de Esperanza”, que fue finalista de los premios Emmy. Alcázar hizo hasta seis docudramas, difícil género en el que un suceso humano destacable es interpretado por los propios protagonistas. Otros muy aplaudidos fueron “Luces de segunda mano”, donde hacían de maletillas los que más tarde fueron figuras del toreo Joselito y El Fundi, y “Boxeo entre rejas”, de 1984. Al año siguiente hace “Añoranzas de Rosalía”, un homenaje a la poeta Rosalía de Castro que integra documental con ficción y actuaciones musicales. No sería la última vez que Alcázar mostrara su gusto por mezclar géneros.

En 1986 dirige la comedia “Par de Tres”, con guión de Joaquín Oristrell e interpretada por Angel de Andrés, Kiti Manver y Gran Wyoming, que debutaba como actor. Al año siguiente hace la tvmovie policíaca “El Correo de Perpignan”, una coproducción con Francia, con guión del propio director, en la que aparecen dos jovencísimos actores después muy populares: Aitana Sánchez Gijón, que hacía su debut como protagonista y Gabino Diego. También Alberto Comesaña, que triunfaría muy pronto como cantante.

DIRECTOR DE CINE

En 1988 Alcázar dirige su primera película de cine: “No hagas planes con Marga”, comedia dramática novedosa estética y narrativamente. No en vano eran los años de la “movida madrileña”. En las calles de Madrid coincidieron durante semanas los rodajes de esta película de Alcazar con la de “Mujeres al borde…”, de Almodóvar, el máximo representante de ese movimiento artístico.

Ese mismo año Alcázar adapta para televisión el drama filosófico “Un paso en falso”, de Fernando Sabater.

En los dos años siguientes se centró en retransmisiones en directo de tipo diverso. Cabe destacar la del “Ballet Real de Dinamarca”, en 1989, por su belleza formal, o “Un solo mundo”, de 1990, por su complejidad técnica: un programa de una jornada entera de duración, retransmitido simultáneamente por 19 países europeos, que concienciaba sobre los problemas ecológicos y de inmigración que se avecinaban. En pro de la integración europea hizo dos coproducciones impulsadas por Bruselas: “Planeta Europa: Francia” y “Observatorio europeo”. «Planeta Europa: Francia» fue la primera colaboración que hizo con Felipe Hernández Cava, que se convertiría en amigo y colaborador habitual en gran parte de sus guiones.

En 1991 Rafael Alcázar rodó su segunda película, “El Laberinto Griego”, que se estrenaría al año siguiente. Un thriller muy particular y estetista con guión del conocido escritor Manuel Vázquez Montalbán y el propio director. Los protagonistas fueron Omero Antonutti y Aitana Sánchez Gijón. En un papel secundario hace su brillante debut en el cine Penélope Cruz.

Durante 1992 y 93 produce y dirige cuatro históricos conciertos con los famosos Stradivarius de la Colección Real en diferentes palacios reales.

Entre 1993 y 1995 hace documentales de arte como “La vanguardia rusa” o “Arte abstracto español” y “Picos Pardos”, una ficción para TV de aventuras para jóvenes. Posiblemente este fuera el motivo por el que Antena 3 le encargó “Corsarios del Chip”, su tercera película, estrenada en 1996. Es también una historia de aventuras para jóvenes con la informática de fondo, la primera vez que se trataba este tema en el cine español. Sus intérpretes principales son Fernando Guillén Cuervo y Karra Elejalde.

De 1996 a 2000 trabaja como director ejecutivo de Multimedia S.A., empresa con la que hace publicidad y desarrolla proyectos pioneros de las nuevas tecnologías. Un hito fueron los primeros presupuestos del Estado en CD-Rom, un empeño personal y trabajoso de Alcázar.

En 2002 rueda “Besos de Gato”, su cuarta película, estrenada al año siguiente. Un drama familiar con mucho de thriller. Las situaciones y lugares insólitos con cuidada estética nos devuelven al Alcázar del cine. Está interpretada por Juanjo Puigcorbé y Leticia Dolera, su primer y brillante papel de protagonista. Esto, como ya había ocurrido con Antonio Banderas, Penélope Cruz, Aitana Sánchez Gijón, Gran Wyoming y Natalia Millán reforzó su fama de descubridor de estrellas.

En 2006 hace “Las Locuras de Don Quijote”, su quinta película. Con dos tercios de ficción y uno de documental hace una inmersión en los personajes y el sentido de las acciones del mito de Cervantes, que para muchos críticos y expertos es la más auténtica y profunda de todas las adaptaciones del libro cervantino. Está interpretada por Txema Blasco y Angel de Andrés.

Los dos graves accidentes ocurridos durante el rodaje del Quijote le tuvieron a Alcázar dos años atado por juicios y problemas con las compañías de seguros. Y otros dos peleando por un ambicioso proyecto internacional, “The Queen of Toledo”, que finalmente no salió adelante.

VUELTA AL DOCUMENTAL

Regresa al mundo del documental en 2010 realizando el largometraje “Los Dichos: Gitanos de Jerez”, un trabajo en el que ahonda en la cultura gitana aunando sus dos profesiones: la de cineasta y la de sociólogo. Con la participación de casi la totalidad de las estrellas jerezanas del flamenco del barrio de Santiago. En 2012 hace otro de sus documentales más personales, “Unamuno vive en Amsterdam”, en torno a la vida del gran documentalista holandés Louis Van Gasteren. Y en 2013 “Unamuno apasionado”, un viaje por la controvertida vida del gran escritor y pensador vasco. En 2016 vuelve al universo cervantino en el V centenario de la muerte del escritor con el largo para TVE “Las Mujeres de Cervantes”, mezclando de nuevo ficción -en una artística puesta en escena- con imagen documental. Ese mismo año publica Alcázar su primera novela, “El tiempo de las ilusiones sencillas”, una historia de iniciación y sobre la amistad con pinceladas sociales y de humor.

En 2019 hace otro cuidado documental, “El cardenal”, de corte clásico, sobre la trayectoria política y cultural de Cisneros.

Actualmente trabaja en la postproducción de “Huidas y Ausencias”, una película de ficción sobre la dependencia y necesidad de los afectos. Un trabajo muy personal que comenzó hace ocho años. También prepara la publicación de su segunda novela: “Bodas de Luto”.